menu
Tecnología

"Solar Impulse", una aventura con energía solar

13/05/2011
www.usm.cl

Tras su  vuelo por cerca de 26 horas, este prototipo de aeronave emprende nuevamente el vuelo, viajando desde Suiza hacia Bélgica, marcando un hito en lo que a utilización de energías limpias se refiere.

No es desconocido que año a año el impacto ambiental de las aeronaves comerciales va en ascenso, ya sea por el incremento en su tráfico o por la permanente dependencia a los combustibles fósiles. Este mercado está cada vez más preocupado de este problema, mirando con interés iniciativas como la del “Solar Impulse”, aeronave impulsada únicamente en base a energía solar y que abre una ventana al futuro de la aeronáutica mundial.

Al respecto el Investigador del Centro de Aplicaciones Aeroespaciales (CAA) de la Universidad Técnica Federico Santa María (USM), Rodrigo Suárez, reflexiona acerca de esta tecnología y sus reales alcances para la industria aeronáutica del mañana.

“El avión suizo es un buen exponente de "dónde estamos" en cuanto a esta tecnología, ya que hoy necesitamos alas de 63 metros de envergadura, similar a un Airbus 340, para levantar un avión de apenas el peso de un auto y con un pasajero. En este sentido, más que un gran avance en tecnología, creo que se trata de la aventura de atreverse a utilizar los conocimientos existentes en energía solar para hacer volar un avión, con las limitaciones y peligros que ello conlleva, lo que convierte al gestor de esta idea en un pionero en la aviación por celdas solares”, señala el Investigador.

“Creo que el gran mérito de la experiencia del “Solar Impulse” consiste en demostrar que, cuando se tiene el interés y la predisposición se pueden lograr grandes cosas, demostrando con la aventura de este vuelo que vale la pena hacer el esfuerzo por conseguir un futuro más limpio para las generaciones venideras”, añade.

Actualmente la estrategia diseñada por la Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA) para disminuir las emisiones contaminantes sigue esta línea, basándose en la mejora tecnológica que dé lugar a aeronaves más "limpias", el empleo de combustibles más eficientes y renovables, y la optimización de las rutas.

“La verdad es que un avión actual necesita de mucha energía para volar aerodinámicamente, o sea, utilizando la velocidad para producir sustentación en sus alas, cantidad de energía requerida que aumenta con el peso del avión”.

Por otra parte, actualmente se necesita almacenar la energía en baterías, lo que también significa aumentar considerablemente el peso del avión. Si a ello le sumamos la baja eficiencia de los paneles solares, se necesita mucha superficie alar para tener suficientes, lo que requiere alas grandes que aumentan el peso otra vez”, aclaró Rodrigo Suárez, Investigador del CAA de la Academia de Ciencias Aeronáuticas.

Cabe indicar que según estudios desarrollados por la IATA, un avión consume 60 litros de combustible por cada minuto de vuelo, que se traducen en 160 kilos de dióxido de carbono, por lo que el avance en iniciativas como el “Solar Impulse” coloca el interés en el desarrollo de alternativas energéticas renovables para el futuro de la aviación.

“Al final de cuentas, considero que la tecnología actual no es suficiente para soportar el esfuerzo de este tipo de vuelo en forma masiva, por lo que todavía no pasaremos de proyectos menores y prototipos hasta lograr un avance importante que permita reducir el peso estructural, por una parte, y aumentar la eficiencia en el almacenamiento y generación de energía a partir del Sol, por otra”, sentencia el Investigador.






> ¿Cómo publicitarse aquí?
Noticias
Noticias.